“El mercado está caliente”: los precios de los alquileres agrícolas suben 15% por una mayor demanda

Hay más inversores que volvieron a ver atractivo el negocio del campo.

Compartir la Noticia

Los valores de los alquileres de los campos agrícolas suben un 15% por la gran demanda que viene teniendo el mercado inmobiliario. También los arrendamiento de campos ganaderos están firmes y crecen en precio un 10%.

“Los operadores vemos el termómetro cuando se pregunta por alquileres en campos que están a la venta, cosa que el año pasado no sucedía tanto”, comenzó explicando Juan José Madero, presidente de Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), sobre la demanda firme que existe en este negocio.

Según precisó, la zona pampeana, que incluye Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, está muy demandado y los alquileres se pagan alrededor 15% más que la campaña anterior. Mientras que los alquileres ganaderos en esta zona, extendiendo a La Pampa y San Luis, también están fuertemente demandados con un aumento del 10%.

Los arrendamientos agrícolas en la zona núcleo, agregó, se están pactando en 18 a 22 quintales de soja en promedio. Yendo hacia el sudeste bonaerense, en los mejores campos se está hablando de 12 a 14 quintales mientras que en el oeste de la misma provincia, de 11 quintales a 12 quintales.

Para el titular de Cair, este incremento se da fundamentalmente porque aparecieron nuevos inversores al negocio agropecuario porque en el contexto de pandemia del coronavirus, la producción agropecuaria fue declarada esencial y nunca se detuvo como otras actividades que sufrieron un parate.”Todos los contratos de alquileres están en pesos. Entonces, como nadie quiere atesorar pesos, se refugian en carne y granos”, agregó.

Además, otro de los factores es la suba de los precios de los granos en el último tiempo que hace más atractiva la inversión en el agro.

“Se están armando pooles de siembra, los mismos que siempre aparecen y desaparecen dependiendo de las circunstancias, ya que ven la la oportunidad de colocar los pesos”, insistió.

Según datos de Agbi, la rentabilidad en zona núcleo para la soja 2021/22 alcanza el 20% con rindes de 40 quintales y pagando 18 quintales de alquiler. Y para el maíz, es de un 35% con rindes de 105 quintales y pagando también 18 quintales en el arrendamiento.

Madero sostuvo que también se venían dando muchos acuerdos entre arrendador y arrendatario que eran asociativos, yendo ambos a porcentaje. “Pero como el mercado está caliente, con mucha demanda, hoy predomina el quintal fijo“, afirmó.

Según el titular de Cair, este auge en los valores de los alquileres había empezado la campaña pasada. “El año pasado pintaba para una pequeña baja o mantenerse en relación al ciclo anterior pero luego de considerar esencial al campo, y ahí comenzaron a aparecer los grupos inversores para alquilar campos. Esa baja que se venía delineando terminó en valores iguales a los del ciclo previo e incluso con algún quintal arriba”, describió.

“Esta suba en los valores de los alquileres hacen que el resultado del dueño sea mejor y tenga un mayor ingreso. Su margen bruto está mejor y eso puede estar actuando en una mayor amortiguación de los valores de la tierra que venían cayendo hasta fines del año pasado y ahora están en valores estables”.

En relación a la compra de campos, señaló que el mercado está parado por la restricciones para disponer de dólares. “Operaciones de montos de hasta 2 millones de dólares se realizan, pero de ahí para arriba no hay”.

Comentarios de Facebook

Comentarios